No hay excusas para ayudar

Mi título lo dice todo: no hay excusas para ayudar, por eso me gusta donar parte de mi tiempo libre al trabajo solidario. Una de mis ocupaciones regulares es con los ancianos. Me encanta ayudarlos y hacerles sentir queridos e importantes. Es muy difícil trabajar con estas personas desde el punto de vista de que son muy frágiles y se pueden hacer daño. Por eso hay que usar accesorios como las tablas de transferencias, que nos permitan tratarlos de la manera más delicada posible.

Estos accesorios se pueden conseguir fácilmente y por muy buenos precios, ya que están en muchas tiendas online que ofrecen oportunidades para todo tipo de clientes. Las tablas de transferencias son muy cómodas para el día a día de los que trabajamos en estos espacios. Gracias a estas tablas es mucho más fácil mover a los ancianos de un sitio a otro sin que se lastimen.

Muchas de estas tablas son ligeras y fáciles de trasladar. Además, tienen una superficie que no tiene asperezas para que no se raspe la piel de la persona. Estas tablas son muy comunes en la actualidad y su uso está muy generalizado en clínicas geriátricas y otros espacios similares.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *