¿Cómo Prevenir La Obesidad Infantil?

La obesidad es una enfermedad que está atacando a gran parte de la población a nivel mundial sobre todo el continente americano y asiático, por sus altos niveles de consumo de alimentos. Esta una complicación que se caracteriza por el exceso de grasa corporal lo cual genera múltiples consecuencias a la salud y bienestar del niño, tanto físico como psicológico y puede acarrear otras enfermedades más peligrosas como la diabetes, cáncer y problemas respiratorios.

La OMS (Organización mundial de la salud) se basa en una escala de índice de masa corporal además de otros estudios particulares para poder diagnosticar que un niño padece de obesidad, esta se calcula en base a la relación entre el peso y la estatura del sujeto, en este sentido se afirma que al poseer un 95 y 85 de masa corporal el niño padece de sobrepeso.

Cuando se tiene un niño obeso es casa que está en tratamiento es importante no dejar a su alcance comidas y dulces que este pueda tomar ya que eso lo empeorara su condición, en este sentido es recomendable asegurar las puertas de la heladera o la despensa para que no recurra a atracones, en este caso lo mejor es consultar a Cerrajeros ubicados en Mataró para que sean ellos quienes con su gran experiencia en cerrajería puedan brindarle las mejores soluciones para tu hogar, ya que te proporcionan además la mejor asistencia y atención.

La OMS exhorta que se implementen medidas provisorias para evitar que la obesidad se siga expandiendo, implementando medidas desde la infancia y promoviendo una buena alimentación desde el hogar, así mismo señala que la mortalidad de niños con obesidad es de 4 veces mayor que en adultos y va en aumento. El país que registra una tasa más alta de obesidad infantil es México con un 32,8%  seguido por Estados unidos 31,8%  y Siria 31,6%.

Es ineludible pensar que tenemos que cambiar nuestros hábitos alimenticios y de consumo para evitar que esta enfermedad se siga propagando, se estima que las personas que sufren de obesidad en la infancia tienen una mayor probabilidad de presentar esta enfermedad en la adultez, por lo tanto se invita a las madres y a las instituciones educativas educar y fomentar buenos hábitos alimenticios así como la práctica de actividades deportivas que permitan mantener una buena condición física.

¿Qué se puede hacer para prevenir la obesidad infantil?

  • Dar al niño raciones que se adecuen a su edad y estatura, un niño no puede consumir a misma cantidad de comida que un adulto, hay que desechar esa creencia irracional que afirma que como el niño está en crecimiento necesita comer más, por el contrario no se trata de cantidad sino de calidad de los alimentos.
  • Consumir frutas, vegetales y hortalizas que aporten los nutrientes y vitaminas necesarias para el cuerpo, así como también cereales y frutos secos, los cuales contienen grasa natural ideal para el cuerpo. 
  • Elegir productos con bajos niveles en grasas y optar por alimentos naturales libres de procesamiento. 
  • Reducir el consumo de azucares y dulces con alto contenido calórico, así como las bebidas azucaras como los refrescos. 
  • Practicar algún tipo de actividad física o deporte por lo menos 1 hora al día te garantiza gozar de una buena salud física, estas pueden ir desde caminar, andar en bicicleta, correr o actividades más completas como la natación que logra trabajar todos los músculos del cuerpo. 
  • Limitar las horas que su hijo pasa viendo la televisión o en internet a al menos dos horas diarias, evitando el sedentarismo y obesidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *